miércoles, 8 de enero de 2014

Como detectar la presencia de monoxido de carbono en casa

Como detectar la presencia de monoxido de carbono en casa

Esta sintomatología se puede manifestar en debilidad, cansancio y tendencia al sueño, mareos, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, entre otros. Además, el riesgo aumenta mientras se duerme y son especialmente vulnerables los enfermos cardíacos y pulmonares, bebés, niños pequeños, mujeres embarazadas y personas de edad avanzada.

El monóxido de carbono se genera cuando falta oxígeno y se produce una mala combustión en aquellos espacios en los que están en funcionamiento chimeneas, braseros de picón, termos, hornillas o estufas de gas.
Las consecuencias para la salud de las personas se agravan cuando no existe una ventilación suficiente y, por tanto, no hay una correcta circulación del aire. El 112 asegura que el color azulado de la llama de los quemadores de cocinas, estufas y calefactores a gas es sinónimo de buena combustión y alerta de que, cuando ese color se torna amarillo o anaranjado, es señal de una mala combustión y, por tanto, existe el riesgo de que se esté generando gas venenoso.
Se aconseja no emplear mientras se duerme cualquier sistema de calefacción con llamas o brasas, como ocurre por ejemplo con los braseros, por el riesgo que entraña al ser imposible detectar los efectos de este gas al estar dormidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada